Aspencat: Valencia siempre sonará a revolución

Apuesto a que no muchas veces habéis oído a una sala madrileña cantar en valenciano como si le fuera la vida en ello. Durante dos largas horas. Con una pasión, orgullo y desenfado que convierten la causa en fiesta y el baile en revolución. Hoy os presento a Aspencat: una formación de Xaló que parece llevar en los genes esa pasión de su público.

Son rabia, son fuerza y agitación, y tienen el don intangible del directo. De secuestrar a las masas, embelesarlas, y abandonarlas a su suerte al terminar el concierto. Y entonces sálvese quién pueda. Su música, sus conciertos, son una batalla que enfrenta el ska, el reggae, el rock estatal y la electrónica con ciertos tintes épicos. Aspencat practican el noble arte del Síndrome de Estocolmo hecho canción: y es que no puedes escuchar un tema sin preguntarte qué esconderá el siguiente. Sí: saben hacer de sus ideas música, y de qué manera. Pongo mi mano en el fuego sólo para aseguraros que alguna de sus canciones conseguirá removeros las entrañas.

Enclavados en la nueva corriente valenciana, forman parte de esa envidiable generación de músicos que está convirtiendo su comunidad en una cuna inabarcable de música subversiva.  La Gossa Sorda, Zoo, La Raíz, Los Chikos del Maíz o Feliu Ventura son sólo algunos de los nombres que se amonontan en la escena. Si bien difieren en estilos y caminos, parece unirles una esencia libertaria no pactada pero sí real.  

El grupo valenciano, además de con una coordinación musical perfecta sobre el escenario, cuenta con un arma arrojadiza: Kiko al frente del directo. Y no hace realmente de showman ni de panfleto divulgativo: simplemente es un músico que ama lo que hace y que de algún modo sabe transmitirlo al público. Literalmente: cuando tuve la suerte de verles hace unas semanas en Madrid, capturó a la sala Copérnico al completo.

Demasiadas veces comparados con Obrint Pas, es un término que quizá desmerezca la labor de la formación. Y ojo: no por el honor que pueda conllevar ser comparado al grupo insignia de la guerrilla musical valenciana, sino porque Aspencat ha construido suficiente a lo largo de una década como para que su camino tenga a estas alturas nombre propio. Quizá lo que los una a la mítica banda no sea tanto el sonido sino el espíritu irreverente contra el status quo, espíritu del que son herederos directos.

Aspencat anuncia una gira de despedida

Ahora, cinco discos y más de diez años después, han parado la maquinaria. El pasado 5 de enero, anunciaban un parón indefinido a través de un comunicado en su página de Facebook. Es sólo un preaviso: mientras, girarán durante todo 2017 a modo de despedida. No os perdáis su rebeldía. No os perdáis su pasional revolución ligada a una constante exploración melódica. Ritmos frenéticos, empadronados entre el rock y la electrónica, letras irreverentes, reggae de poema libertario. Una nueva demostración de la insurrección hecha música.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s